Blogia
TERREMOTO_61

Kiko...tú vales mucho

   Estamos acostumbrados a ver al hijo de la Pantoja desde pequeño en la tele, bien fuera porque lo perseguían los fotógrafos o bien en ese concierto inolvidable en que su madre lo sacó al escenario y cantó con ella un trocito de mi pequeño del alma, luego llegó su adolescencia y salió con sus amigos de fiesta y tuvo sus ligues y amoríos como cualquier otro chico de su edad, pero con la diferencia de que él era famoso por ser el hijo de quién era, lo persiguieron y asediaron hasta lo indecible y dentro de lo que cabe siempre lo llevó bastante bien, sin faltar al respeto a nadie y sorteándolo con una sonrisa.

   Nos hicimos más o menos una idea de que era un niño consentido que no daba palo al agua y que hacía lo que le daba la gana, un nini como los llaman ahora, ni estudiaba ni trabajaba, no nos paramos a pensar en lo difícil que debe de haber sido la vida para él, porque si bien es cierto que ha tenído dinero y todas las comodidades y no le ha faltado de nada, también lo es que eso no es sinónimo de felicidad, siempre lo hemos juzgado y se le ha llamado medio con desprecio y como una forma de ridiculizarlo Paquirrín, sólo porque no es tan guapo como sus hermanos Fran y Cayetano, que dicho sea de paso también son hijos del malogrado Paquirri y se parecen mucho más a él que el pobre Kiko y no por ello se lo llamaron a ellos, criticado hasta la saciedad por todo lo que hiciera bueno o malo toda valia con tal de obtener imágenes y por qué no quizás una exclusiva, ha vivido toda la vida sin un padre y preseguido hasta la saciedad, ha sido empotrado en una valla sólo para poder sacarle una foto exclusiva de su cumple en el cole cuando era un crio, en fin que a mi no me gustaria haberlo vivido ni yo ni mis hijos, pufff qué agobio de vida...

   Lo ví el otro día en una entrevista en la tele y la verdad que me encantó y me cambió el concepto que tenía de él de niño malcriado y consentido, se le ve un niño que apesar de todo por lo que ha tenido que pasar por ser hijo de quién es, no guarda ni rencor ni odio a nadie, dulce tierno, con un corazón que no le cabe en el pecho, que adora a su madre y a su familia por encima de todo y de todos, que está muy orgulloso de llevar los apellidos que lleva y que ha sabido encauzar su vida y hacerse un hueco en la tele y que por qué no decirlo, vale y tiene ángel, ole por tí Kiko y suerte en la vida...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres